Nota sobre doblaje argentino: Video Precisión

Nota de revista VIDEO CLUB Año VI nº50 de junio de 1987.

videotécnica
Los entretelones del doblaje en la Argentina
DOBLAJE CON PRECISION

El doblaje es nuevo en nuestro medio. Tiene sus vericuetos y sus problemas, tales como el presupuesto o lo anticuado de los equipos. Carlos A. Beherens y Jorge Quiroga, de Videoprecisión, se introducen en el tema en animada conversación.
Durante muchos años la polémica acerca del doblaje ocupó grandes espacios en los diarios. Actualmente, la tendencia indica que el público prefiere ver películas subtituladas cuando se trata de video-home y dobladas al castellano cuando éstas son emitidas por televisión. Tanto los canales de televisión abiertos como aquellos que funcionan por cable, salvo contadísimas excepciones, ponen en pantalla todo material fílmico hablado en idioma extranjero, dobladas a un castellano neutro, que es aquel que carece de tonos locales o giros idiomáticos que sólo se usan en determinados países o zonas geográficas.

El tema es candente porque existe una ley que obliga a quienes comercializan material enlatado extranjero en el país a doblarlo en forma local en importantes porcentajes.

Es ahora cuando se revelan los atrasos técnicos que aún existen en el país respecto a un tema que ya debería estar completamente solucionado. Costos de Infraestructura obligan a altos precios en los servicios, así como otras limitaciones hacen dudar a quienes deben, por fuerza, transformar ese material en apto para ser comercializado para televisión.

Por todo eso VIDEO CLUB entrevistó a Carlos A. Beherens y Jorge Quiroga, responsables de una empresa —Video Precisión—, dedicada al tema con seriedad y respeto por el cliente.

Video Club: ¿En qué situación se encuentra el doblaje en la Argentina? 
Carlos Beherens: En nuestro país se está doblando y se va a seguir doblando, en un nivel medio, ya que tenemos problemas de tipo técnico que no permiten que el trabajo tenga mejor calidad. Pensamos que debe ser mucho más profesional. Trabajamos con técnicas e instrumental muy anticuado.

V. C.: ¿Trabajan con técnicos argentinos?
C. B.: Sí, son argentinos, lo que ocurre es que toda la formación técnica y de equipamiento —que es lo que falta en nuestro país-la han adquirido en el exterior. Nosotros ya trabajamos por computación, con lo que eliminamos muchos inconvenientes de tipo técnico. Recién ahora se está trabajando de esta manera. Nuestro país está muy atrasado en este aspecto.

V. C.:¿Es decir que con esta nueva tecnología se pueden solucionar los problemas de sonido tan frecuentes en nuestro medio?
C. B.: Bueno, hay muchas variantes. Por ejemplo en video —concretamente— los costos de doblaje son un problema grande, no los puede bancar una empresa de video porque no se les puede ofrecer un presupuesto de entre 3000 y 5000 dólares para doblarles un film porque salen corriendo.
Jorge Quiroga: Acá hay que separar el video de la televisión. Si hablás de ese importe en televisión, nadie se asusta. En cambio nosotros subtitulamos una película y decimos 700 australes masivos, te preguntan: ¿Cuántos meses nos da para pagar? Bueno. Nosotros subtitulamos desde el año 71. Argentina está considerada como la tercera subtituladora mundial en importancia; esto, dicho por gente del exterior.

V. C.: ¿Existen diferencias de presupuesto, solamente, entre la televisión y el video, o hay además diferencias en cuanto al mecanismo del doblaje?
J. Q.: No, el procedimiento es el mismo. La diferencia en el presupuesto la marca la publicidad que tiene la televisión. Hay que destacar que en la Argentina se miente mucho; por ejemplo, acá se dice que de una película X se venden 2.000 ó 3.000 copias y no es así, se vende mucho menos...

V. C.: ¿Cuál es el objetivo de dar cifras que no se corresponden con la realidad?
J. Q.: Fortalecerse individualmente, inflar el ego, nada más.
V. C.: ¿Cuál es la forma de encaminar el trabajo, de lograr que los presupuestos sean más altos para mejorar el nivel del doblaje?
C. B.: La única forma es trabajando profesionalmente, en serio, con el material adecuado. Eso va a permitirque los presupuestos sean óptimos y que el trabajo tenga calidad.

V. C.: ¿El doblaje es en nuestro país una cuestión de élites?
C. B.: Sí, absolutamente. Esto es lamentable. Esa élite es la gente que maneja la televisión. De todas maneras hay mucha gente que está capacitada para trabajar, entonces hay que lograr que esa gente tenga un lugar, es decir, que los presupuestos sean razonables y que el tema de la élite no sea tan devastador.

V. C.: ¿Qué títulos tienen doblados para televisión?
C. B.: Bueno, concretamente, el largometraje Contrato matrimonial, que tuvo gran aceptación en cuanto al trabajo de doblaje que realizamos. Esta película va a ir a todos los países de América Latina, gracias a que su castellano neutro es potable idiomàticamente.

*V. C.: ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar?
J. Q.: Antes de fin de año, vamos a crear una especie de consorcio que será la unión de cuatro empresas, las más importantes en cada rubro. Ni una de ella vaa dejar de ser lo que es como empresa independiente. Lo que se busca es que el trabajo final, esdecirel producto entregado, sea el resultado de estas cuatro empresas, con el aporte específico de cada una de ellas. Es decir, un. trabajo profesional serio.


rarovhs

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Mi Ping en TotalPing.com